Una cuenta de correo empresarial, que incluya el nombre de la empresa y la dirección del sitio web, proyecta confianza, seguridad y seriedad ante los clientes y proveedores. El correo empresarial ayuda a consolidar la imagen corporativa y hace que los mails sean identificados con mayor celeridad.